Son muchas las razones por las que las tortugas marinas se encuentran en peligro de extinción y casi todas ellas están relacionadas con el ser humano.

Pocos factores como la fibropapilomatosis son causantes de la muerte de algunas ejemplares que se ven imposibilitados para comer o ver debido a crecientes tumores en distintas partes del cuerpo.

El problema actual que existe con la situación de las tortugas marinas radica en que parte de la sociedad no ayuda a que eso se termine. En la web se ven cientos de fotografías captadas durante los robos de huevos realizados en las costas de distintas ciudades. Se observa igual a los pobladores saqueando los nidos aún en presencia de las hembras reproductoras, así como costales llenos de huevos que serán finalmente vendidos en el mercado negro como productos afrodisíacos o manjares gastronómicos. Por si fuera poco, no solo podemos identificar a personas adultas, sino a niños colaborando ingenuamente en estos actos. Aunque actualmente esto es una acción penada, familias enteras que dependen de este comercio para subsistir encuentran la manera de esquivar a la ley.

Esto es un círculo en donde el comerciante dejaría de robar huevos de tortuga si el consumidor no los comprara, pero debido a la gran demanda, esto se sigue cometiendo a sabiendas que tales especies están en peligro de extinción.

La bolsa que podríamos estar utilizando hoy para guardar nuestras compras de supermercado, mañana podría estar flotando en aguas de algún océano.

Para erradicar el problema o disminuirlo significativamente, voluntarios pertenecientes a organizaciones ambientalistas o de investigación, han tomado acción para vigilar las playas en donde las hembras reproductoras llegan a depositar sus huevos, o bien, colocan cercas alrededor del nido para que se respete la zona. Dichas actividades de vigilancia las realizan gracias a observaciones y estudios previos donde pueden saber con proximidad cuáles son los meses en los que las llegadas ocurren con más frecuencia. Para las especies más amenazadas, estas agrupaciones han solicitado a las autoridades de sus ciudades que ciertas playas sean cerradas al público.

La pesca incidental es otro problema que es considerado sumamente cruel. Esto es porque son capturadas por las enormes redes de arrastre que por lo general van dirigidos a peces o moluscos para consumo humano, pero que por falta de innovación o infraestructura pesquera, no permiten que los animales que no son de su interés puedan escapar. Es así como gran cantidad de tortugas marinas son llevadas en las redes y después de que estas ascienden a la superficie para ser colocadas en las embarcaciones, son devueltas al mar ya sin vida.

Los arrastreros tradicionales destruyen todo lo que esté a su paso; incluidos los importantes arrecifes de coral. Muy pocas empresas pesqueras son las que utilizan las actuales “redes inteligentes” en las que tortugas marinas, delfines y otros mamíferos tienen la oportunidad de escapar por las salidas que fueron diseñadas específicamente para ellos.

Sin duda la contaminación es igual de alarmante. La creciente población mundial y la falta de educación en muchas naciones se ve reflejada en la cultura de sus sociedades que no están consientes sobre la actual situación global. Es por ello que no existe una cultura de preservación ni cuidado ambiental, por lo que tirar basura, ensuciar el agua de los mares o ríos y destruir los recursos naturales es algo que lamentablemente es parte de su vida diaria.

¿Cuántos de nosotros no hemos visto imágenes desgarradoras en donde las tortugas marinas están atrapadas en redes de pesca o se encuentran sin vida debido a que un plástico se introdujo en su cuerpo? La bolsa que podríamos estar utilizando hoy para guardar nuestras compras de supermercado, mañana podría estar flotando en aguas de algún océano, donde miles de especies marinas podrían confundirla con comida. Una bolsa de plástico sumergida en el agua da la apariencia de una medusa. Nosotros como humanos podemos saber que solo es un simple objeto, pero una tortuga marina inocentemente se prepara para devorar a su presa. Tapas y botellas de plástico, latas de aluminio, objetos de poliestireno, pilas, piezas oxidadas, entre otros elementos amenazantes se han encontrado no solo en el mar, sino en el estómago de miles de animales.

Tortugas marinas en riesgo.

El desarrollo costero repercute en gran medida en el ciclo de vida de las tortugas marinas. Se trata de la desaparición de las playas donde las hembras van a depositar sus huevos. ¿Cuál es el motivo? construcciones de zonas hoteleras, lugares de recreación y turismo. Existen especies como la tortuga olivácea (Lepidochelys olivacea) que llegan a tierra en forma de arribadas, cuyas hembras buscan un lugar adecuando para cavar y desovar. De encontrarse con un terreno en construcción o con grandes hoteles, ¿en dónde lo van a realizar?

Si alguna vez observas a una hembra desovando, mantén una distancia prudente y respeta ese espectáculo de la naturaleza.

No se trata de hacer un mundo mejor sino de que el mundo tenga mejores humanos. No tirar basura en los lugares que visitemos ni permitir que nuestros familiares lo hagan, así como desaprobar la compra de huevos de tortuga u objetos de carey, es de gran utilidad para ayudar a la preservación de estos hermosos reptiles. Si alguna vez observas a una hembra desovando, mantén una distancia prudente y respeta ese espectáculo de la naturaleza. Por su parte, si eres afortunado al ver un nacimiento de crías, no interrumpas su camino hacia el mar ni dejes que alguien más lo haga.

Hacer que los niños y jóvenes que conviven con nosotros lean sobre el cuidado ambiental y lo adopten como parte de su cultura, es fundamental para hacer el cambio que tanto necesitamos en nuestra sociedad global.

 

 

Referencias

http://www.iucnredlist.org/search

Frederick Davis. The Man Who Saved Sea Turtles: Archie Carr and the Origins of Conservation Biology. Oxford University Press, 2007.

Kathryn Lasky. Interrupted Journey: Saving Endangered Sea Turtles. Paw Prints, 2008.

Kathy Allen. Sea Turtles’ Race to the Sea: A Cause and Effect Investigation. Capstone, 2010.

https://oceantoday.noaa.gov/endoceanseaturtles/

James R. Spotila. Saving Sea Turtles: Extraordinary Stories from the Battle against Extinction. JHU Press, 2011.