Natator depressus

La tortuga plana pertenece a la familia Cheloniidae y es la única especie que forma parte del género Natator. En algunos lugares también recibe el nombre de tortuga franca oriental.

Descripción

La tortuga plana lleva su peculiar nombre por su particular caparazón ovalado que carece de aristas y de protuberancias, haciéndolo lucir plano y ligeramente curveado hacia abajo, además se reconocen por un par de escamas prefrontales en la parte delantera de su cabeza. La zona del plastrón luce un claro amarillo o crema al igual que todas las especies de tortugas marinas.

El carapacho o caparazón no es colorido ni brillante como en otras especies, pues es verde grisáceo al igual que las aletas y el resto del cuerpo se mantiene entre amarillo pálido y verde olivo. Algo que los científicos han encontrado, es la textura y delgadez que caracteriza a este caparazón. Su composición y grosor hace que se agriete a determinadas presiones en el fondo del océano, por lo que no pueden llegar a distancias que quizá a otros quelónidos no les cause problema.

Lleva ese nombre por su caparazón ovalado que carece de aristas y de protuberancias.

Las crías tienen un hermoso diseño y combinación de colores negro, gris y verde olivo, con suaves contornos color arena en las aletas. El caparazón posee cinco escudos centrales y cuatro por cada lado, todos ellos de color verde olivo, pero cada uno está enmarcado por una gruesa línea negra y brillante que les confiere una apariencia única y que va disolviéndose con la edad.

Son rápidas nadadoras que llegan alcanzar los 29 km/h. Los adultos tienen una longitud corporal promedio entre 76 y 96 cm y un peso que oscila entre 70 y 90 kg, siendo las hembras más grandes que los machos. Las crías pesan tan solo 43 gramos.

Distribución y hábitat

Se distribuyen exclusivamente en costas australianas, lo que las convierte en las especies con la menor distribución geográfica de todas las especies de tortugas marinas. Anidan en las playas ubicadas al norte de Australia y al sur de Indonesia y Papúa Nueva Guinea. Se mantienen en aguas de menos de 60 metros de profundidad; muy rara vez se adentran a aguas del mar abierto.

Los principales sitios de anidación abarcan de este a oeste a través de Queensland, Territorio del norte y Australia occidental; pero uno de los lugares de reproducción más importante se localiza alrededor de la Gran Barrera de Coral.

Esta Gran Barrera de Coral es parte de su distribución también; un sitio donde se proveen de alimento y de un entorno lleno de vida animal.

Alimentación

Realmente no se tiene mucha información acerca de sus hábitos alimenticios, pero se conoce que la dieta de la tortuga plana es variada y omnívora. Incluye moluscos, medusas, camarones, calamares, corales blandos, pepinos de mar, así como pastos marinos. Prefieren ir en busca de sus alimentos en aguas poco profundas.

Comportamientos

Poco se sabe acerca del comportamiento de las tortugas marinas en su hábitat natural, pero se ha observado que los individuos adultos suelen tomar descansos muy cerca de las rocas o debajo de formaciones rocosas, mientras que los jóvenes lo hacen en la superficie.

Se cree que existen locaciones aún desconocidas donde las tortugas planas llegan a anidar. No hace mucho, se reportó que muy cerca de Queensland, Australia, un elevado número de hembras llegaban a depositar los huevos, haciendo de ese lugar un sitio muy importante para su conservación. Debido a ello, hoy es una reserva natural donde la entrada a los turistas está limitada y vigilada.

Reproducción

Las tortugas planas pueden llegar a su madurez sexual desde los 7 hasta los 50 años de edad, lo que comprende un rango bastante amplio.

Las madres depositan alrededor de 50 huevos por nido, a comparación de otras especies que dejan de 100 a 200 huevos, sin embargo, el tamaño de los huevos es de 51 mm de longitud y las crías son ligeramente más grandes que las crías de otros quelónidos, lo que podría tener una cierta ventaja ante los depredadores costeros y ante las fuertes corrientes marinas.

Las pequeñas tortugas rompen y abandonan el cascarón tras 55 días de desarrollo aproximadamente y se dirigen al mar manteniéndose muy cerca de las orillas, es decir, en aguas superficiales de la plataforma continental, a pesar de que poseen mucha habilidad para nadar. Debido a esto, se les conoce por no tener una fase pelágica como la mayoría de las tortugas marinas. Esta fase es cuando las tortugas jóvenes se aventuran hacia distintos rumbos del mar con la probabilidad de no volverse a encontrar.

Algunas madres anidan hasta cuatro veces por temporada siendo el intervalo entre una y otra de 13 a 18 días. Si la temperatura del nido se mantiene debajo de los 29ºC, serán machos, pero si el calor supera ese límite, nacerán hembras.

La edad de las tortugas marinas se mide por la longitud del caparazón, y se estima que esta especie tiene una vida útil de hasta 100 años. Se dice que las cautivas maduran y crecen más rápido porque reciben altas cantidades de proteína en su dieta.

Amenazas

Como enemigos naturales que consumen huevos y crías, están los zorros, perros, aves, lagartos e incluso el cocodrilo de agua salada, el reptil más grande del mundo, de quien se ha observado atacar a las hembras que arriban a las playas para anidar. Dentro del agua, son atacados por tiburones y orcas.

Algunas veces las enfermedades como la fibropapilomatosis (tumores benignos) afectan la apariencia anatómica de las tortugas y hacen más difíciles sus movimientos, o en el más extremo de los casos, las privan del sentido de la vista debido a los tumores crecidos cerca de sus ojos, lo que termina por incapacitarlas para cazar o reproducirse.

El hombre

La pérdida y degradación de su hábitat, el tráfico ilegal de huevos, la captura para el consumo de su carne, la pesca incidental, el cambio climático y la contaminación oceánica, representan las más grandes amenazas provocadas por el hombre.

Población: se estima que existen alrededor de 10,000 hembras reproductoras.

Alrededor del mundo se han creado programas especializados en la conservación de las tortugas marinas de todas las especies. Esto incluye monitorear sus patrones de migración y proteger los sitios de anidación, así como vigilar las playas que albergan miles o incluso millones de huevos y promocionar la pesca inteligente y sustentable. La limpieza de playas es importante también para evitar la ingesta de materiales tóxicos.

No se determinan datos concretos acerca de su número de población hasta la fecha, por lo tanto, su estado de conservación está dentro de la categoría “Datos insuficientes”. Sin embargo, se estima que existen alrededor de 10,000 hembras reproductoras.

 

Fuentes

http://www.seeturtles.org/flatback-turtle/

conserveturtles.org/information-about-sea-turtles-flatback-sea-turtle/

http://www.iucnredlist.org/details/14363/0

Jeanette Wyneken, Kenneth J. Lohmann, John A. Musick. The Biology of Sea Turtles. CRC Press, 2013.