Sin duda alguna los seres humanos hemos estado presentes en la vida de las tortugas marinas, ya sea positiva o negativamente. Muchas personas luchan día con día, e incluso aportan de su propio dinero con el fin de preservarlas, mientras otros se aprovechan cruelmente de ellas para generar ganancias económicas a ocultas de la ley.

Si haz tenido la oportunidad de ir a un hotel ubicado en una hermosa playa, seguramente en tu mente habrás pensado “qué bella es la naturaleza”, pero realmente ¿estamos seguros de que el lugar donde estamos parados no está destruyendo a la naturaleza? La falta de información hace que realicemos acciones que fomentan el deterioro de los hábitats naturales de miles de especies. Las construcciones de tales hoteles, casas y carreteras donde nosotros podemos transitar y divertirnos con la familia y amigos, para las madres reproductoras de tortugas marinas esto representa una pérdida de espacio que conlleva a que sus huevos no puedan ser anidados, obligándolas a buscar lugares más lejanos.

Aparte de quitarles ese territorio, agredimos su hábitat mediante los desechos que generamos. Y esto no siempre es realizado con intención. A veces el mismo aire fuerte que golpea en las zonas costeras hace que nuestros papeles, servilletas, vasos de plástico, entre otros utensilios livianos, puedan levantarse con el viento y quedar fuera de nuestro alcance, pero, ¿acaso sabemos a dónde irán a parar? Por ello es muy importante revisar bien qué materiales son los que se alzan con la brisa y asegurarlos con objetos pesados. Tan simples detalles hacen las grandes diferencias.

Recuerda que por cada pieza de auténtico carey que luces en tu cuerpo, hay una tortuga menos en el mar.

Si te gusta el material que se obtiene de las tortugas carey pero no quieres contribuir a su captura, hay muchos objetos de imitación que puedes adquirir y que visualmente son muy parecidos. Son hechos con mezclas de resina y colores en acrílico para darle esa apariencia natural. Su uso es completamente legal y las diferencías por su costo; el carey original se mantiene a un precio más elevado y por lo general en las tiendas donde venden tales artículos, se observan caparazones enteros u otros objetos que nos dan la señal de que se trata de un negocio ilegal. Recuerda que por cada pieza de auténtico carey que luces en tu cuerpo, hay una tortuga menos en el mar.

Otro negocio muy demandado tiene que ver con los huevos de tortuga. La creencia de que su consumo beneficia a la fertilidad o al deseo sexual no está comprobado médicamente, al contrario, los daños que ocasionan a la salud sí está confirmado por la ciencia.

Un huevo de tortuga marina posee 20 veces más cantidades de colesterol y grasa que un solo huevo de gallina.

Relación entre humanos y fauna marina.

Se han encontrado altas concentraciones de policlorobifenilos, compuestos que afectan el sistema nervioso y la memoria. Por si esto fuera poco, tienen otro efecto devastador en nuestro organismo, que es el de poseer hasta 20 veces más cantidades de colesterol y grasa que un solo huevo de gallina; esto como sabemos, aumenta el riesgo de enfermedades cardíacas y cerebrovasculares. ¿Vale la pena querer aumentar supuestamente la libido a cambio de efectos secundarios devastadores? Lo único que se conseguirá es una decepción y mucho deterioro a la salud.

Si nosotros dedicamos un poco más de tiempo a la lectura sobre la problemática del peligro crítico en el que se encuentran las tortugas marinas y otros miembros del reino animal, podríamos mejorar acciones y cambiar nuestras creencias por el bien propio y de los seres vivos con los que compartimos el mundo. Dejarse llevar por los mitos pueden ocasionarnos daños irreversibles a la salud y el consumo de productos ilegales nos vuelven cómplices del crimen organizado, por lo que está en nuestras manos acabar con ello o permitir que sigan traficando. Sin consumidores, no hay matanza de tortugas marinas y sin acción no hay solución.

 

 

Referencias

The Book of Honu: Enjoying and Learning about Hawaii’s Sea Turtles. Peter Bennett, Ursula Keuper-Bennett. University of Hawaii Press, 2008.

http://www.seeturtles.org/ocean-plastic/

conserveturtles.org/information-sea-turtles-threats-beach-erosion/

http://www.wwfca.org/?19554/Sea-turtles-threatened-by-rising-seas