Las tortugas marinas pertenecen al orden de los Testudines cuyos primeros ejemplares datan de hace 220 millones de años aproximadamente, lo que los convierte en uno de los grupos de reptiles más longevos que habitan la tierra. Dentro de la clase de los reptiles también se encuentran las serpientes, cocodrilos y lagartos. Odontochelys semitestacea es la especie de tortuga más antigua hasta hoy, con restos fósiles que forman parte del período Triásico. Se cree que era acuática por las características de los vestigios encontrados.

Pertenecen al suborden Cryptodira que incluye a una parte de las tortugas terrestres y todas las acuáticas; la separación entre tortugas terrestres y tortugas marinas se presenta en las superfamilias, donde Chelonioidea conjunta al tipo de tortugas que en este momento son de nuestro interés: las marinas. A su vez se dividen en clados y en dos familias existentes, que son la Cheloniidae de donde pertenecen seis especies que se caracterizan por poseer caparazones constituidos por placas óseas y la Dermochelydae de la cual solo forma parte la tortuga laúd, la cual tiene un caparazón formado por tejido conjuntivo blando.

Odontochelys semitestacea es la especie de tortuga más antigua hasta hoy, con restos fósiles que forman parte del período Triásico.

Son clasificados también como animales amniotas, que se caracterizan porque los huevos están equipados con un saco amniótico donde se desarrolla el embrión, por lo tanto no colocan sus huevos en el agua a pesar de ser especies marinas, sino en terreno arenoso.

Cuando el mundo era más joven y aún lucía con los continentes y océanos aún no definidos, ni tampoco había registro alguno de presencia humana, enormes y salvajes animales ya poblaban la tierra. Las tortugas, tanto marinas como terrestres tienen una gran historia y adaptación evolutiva que ha ido modificándose a raíz de los cambios climáticos y geográficos que ha presentado el planeta.

Restos de la especie Archelon Ischyros que han sido hallados, demuestran que era un enorme reptil de casi cinco metros de largo con 2,200 kg de peso (4,850 lb), cuyo más cercano pariente hoy en día está representada por la tortuga laúd, de la que todavía podemos observar una apariencia prehistórica. Sus fósiles datan de hace 75 millones de años aproximadamente y se dice que habitaban en aguas que actualmente forman parte de los mares de América.

Gracias a la tecnología que se tiene hoy en día, se han podido realizar reconstrucciones digitales de las especies que alguna vez vivieron en aquellas eras. Con ello podemos tener una idea aproximada de su apariencia exterior, su tamaño y características físicas y por su parte, los científicos estudian a detalle los elementos que ya no están presentes en ninguna de las siete especies existentes por motivos de procesos evolutivos.

Cladograma donde se muestran las relaciones filogenéticas de las especies vivas y extintas de la superfamilia Chelonioidea.

Chelonioidea

 

Referencias

Donald B. Brinkman, Patricia A. Holroyd, James D. Gardner. Morphology and Evolution of Turtles. Springer Science & Business Media, 2012.

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17148342

Blair E. Witherington. Sea Turtles: An Extraordinary Natural History of Some Uncommon Turtles. Voyageur Press, 2006.

Bustard, Robert. Sea Turtles: Their Natural History and Conservation. New York: Taplinger Publishing Co., 1972.